Rehabilitación de Centro Ictiolóxico de Ximonde

Localización
Coto de Ximonde, Ximonde,
Concello de Vedra, A Coruña

Latitud: 42º44´45.26″ N
Longitud: 08º27´53.03″ W

Colaboradores
Luis Miguel Fernández López
Lino Doporto Framil
Borja Díaz Carro

Ingeniería
TEMHA (estructura pasarela)
José Antonio González Meijide
Arturo Antón Casado

Fotografía
Alex del Río
Estudio Fermín Blanco

Constructora
UTE Hermanos Vigo-Otero SL – Daviña SL
Tragsa
Menasa -estructura de acero-

Presupuesto
Urbanización 150.782e
Refugio 70.030e
Pasarela 513.371e




Memoria & Fotografías
Rehabilitación del coto salmonero de Ximonde
El coto de Ximonde es un espacio de gran valor ambiental situado en la ribera del Río Ulla, frontera natural entre las provincias de Coruña y Pontevedra. El coto está íntimamente vinculado al pazo y lugar del mismo nombre. Su historia arranca en el siglo XVI de la mano de la familia Cisneros, descendientes del rey Alfonso XI.

El coto está formado por una serie de elementos más o menos integrados en el paisaje de ribera, una presa de piedra y un antiguo molino, los puestos de pesca en ambos márgenes del río y una pasarela derruida… todo ello objeto de reforma en el presente proyecto.

El objetivo perseguido es integrar todas estas construcciones dentro de un proyecto común que integre los nuevos usos de investigación y divulgación así como poner en valor el entorno natural de todo el ámbito deteriorado por una serie de actuaciones aparentemente inconexas, que en ocasiones distorsionan e interrumpen los senderos de ribera.

El molino/Centro de investigación ictiológica
El molino original se ve alterado por una reforma profunda a mediados del siglo XX que varia su estética y apariencia añadiendo una planta primera en clave regionalista al gusto de la época, con un aparejo de piedra diferente y aleros pronunciados al modo “montañés”.
Se propone una reforma para alojar los servicios de investigación y captación de datos del río al tiempo que se permita la exhibición e interpretación de este trabajo facilitando así su divulgación.
Esto debe realizarse sin ampliación del volumen original, reorganizando las funciones del centro y mejorando la integración ambiental del complejo. Pero sobre todo se proponen una serie de mejoras encaminadas al mantenimiento posterior del centro teniendo presente los niveles de inundación continuada que sufre la zona de modo anual.

La necesidad de intervención en el paisaje preside todo el proyecto. Las necesidades del centro pasan por una actuación fuerte en la ribera del río en torno al canal de alevinaje, las trampas y el laboratorio. Por otro lado se complementa el uso investigador con una exposición de los datos obtenidos para facilitar su interpretación.

Los puestos de pesca
En paralelo a la rehabilitación del antiguo refugio se recuperan los puestos de pesca del coto salmonero en ambas orillas del río. Son muelles de piedra construidos y mantenidos desde antiguo por los pescadores que mantienen su uso en la actualidad sobre todo en la ribera pontevedresa. Todos poseen su nombre y su historia conocida por los ribereños.

La pasarela
La ultima pieza de la intervención en el entorno, sin duda la de mayor impacto, es la pasarela, proyectada en el mismo lugar donde una pre existente fue derribada por una riada en el invierno de 2000.
La pasarela proyectada sigue los siguientes planteamientos;
1-No utilizar apoyos intermedios en el cauce del río, con lo que debe salvarse una luz de unos 55 metros.
Los apoyos no serán ni permanentes, ni temporales durante la obra con lo cual se opta por un sistema de montaje que no afecte al curso del río.
2- La pasarela atirantada responde a la solución estructural que supone un menor impacto visual en el paisaje, y que permite actuar sin una tala indiscriminada de árboles, a base de módulos prefabricados para ensamblar en obra.
3-Acceso adaptado a minusválidos, con un tablero de unos dos metros de ancho y unas rampas de menos de un 8% de pendiente, encajadas en el terreno.
4-Cumplimiento escrupuloso con las normativas de seguridad estructural.
5-Uso de materiales que supongan un mantenimiento reducido para una infraestructura de este tipo al tiempo que aseguren calidades ambientales.
La solución a todas estas premisas se traducen en una pasarela constituida a base de un tablero de chapa de acero con un canto estricto para reducir la presencia de la estructura. Para alcanzar la luz necesaria se complementa con un sistema de atirantamiento, disponiendo unos cordones, los cuales se anclan a unos mástiles que quedan a su vez ocultos entre la vegetación de la ribera. Los vanos laterales de compensación permiten recuperar los senderos adyacentes al río que unen los distintos puestos de pesca, sin verse interrumpidos como en la actualidad por la cimentación de los mástiles.
La cota del tablero se eleva hasta los cuatro metros sobre el camino en su acceso coruñés (cota + 44.00 m), encajando una rampa de acceso en trinchera en la propia topografía, de igual modo incluso de forma más natural se adapta el acceso en la margen opuesta.








Video