Bauhaus In and Out: Perspectivas desde Espa√Īa

10 y 11 Octubre 2019
 
ILE, Instituci√≥n Libre de Ense√Īanza
Madrid
 
Artículo publicado
¬ęIntrahistorias de la arquitectura: Cer√°mica Cumella, artesan√≠a tecnol√≥gica¬Ľ
 
Participa
Fermín Blanco
 
Organiza
Laura Mart√≠nez de Guere√Īu
Carolina B. García-Estévez
 
Fotografía
Estudio Fermín Blanco
 
[+ info]



 
 
Descripción

La inagotable batalla en defensa de las nuevas ideas, la persistente b√ļsqueda de la unidad y la multiplicidad, junto a la firme apuesta por la cooperaci√≥n son algunas de las muy distintas cualidades que definieron a la Bauhaus y que Ludwig Mies van der Rohe destac√≥ como eleg√≠a a Walter Gropius en su √ļltimo texto publicado en Berl√≠n (1969). Una aspiraci√≥n educativa, no exenta de pol√©micas, que Gropius inculc√≥ y que caracteriz√≥ a la escuela durante gran parte de su breve e intensa existencia en Weimar, Dessau y Berl√≠n (1919-1933). Un crisol de ideas extendidas y transmitidas m√°s all√° de las fronteras, que ha llegado en muy diversas expresiones hasta nuestros d√≠as.
 
En el origen, el conocido viaje de formaci√≥n que Gropius realiz√≥ a Espa√Īa (1907-1908) atra√≠do por la tradici√≥n de las escuelas taller y su artesan√≠a cer√°mica, trazar√≠a uno de esos primeros vectores, que concluir√≠a m√°s tarde con su famosa conferencia Funktionelle Baukunst dictada en castellano en Madrid, Bilbao, San Sebasti√°n (1930) y Barcelona (1932). Es famoso tambi√©n el a√Īo que Mies pas√≥ trabajando entre Alemania y Espa√Īa (1928-1929), meses antes de convertirse en el tercer director de la Bauhaus. Durante aquel momento brillante, como √©l mismo recordar√≠a, el arquitecto realiz√≥ junto a Lilly Reich el proyecto expositivo m√°s grande de su carrera, al tiempo que construy√≥ el Pabell√≥n representativo alem√°n que le catapultar√≠a a la fama. No menos significativo es que Hannes Meyer, su segundo director, incluyera Barcelona entre los destinos de las exposiciones pan-europeas para celebrar el 10¬ļ aniversario de la Bauhaus (1919-1929) y presentar al gran p√ļblico las obras de arte, los productos industriales y los proyectos arquitect√≥nicos realizados en la escuela. De la mano de sus tres directores, Espa√Īa fue durante los a√Īos 20 y primeros a√Īos 30 testigo de la integraci√≥n de las artes aplicadas y las artes mayores, as√≠ como del tr√°nsito escalar que hab√≠a realizado la Bauhaus desde el dise√Īo de objetos al planeamiento de la ciudad.
 
Adem√°s de los pioneros, los maestros tambi√©n acudieron a Espa√Īa por distintos motivos, captando as√≠ las particularidades de un entorno construido que reflejar√≠an m√°s tarde en su obra: Vassily Kandinsky y Paul Klee estuvieron m√°s de un mes de vacaciones en la Costa Vasca (1929), el mismo verano en que Josef y Anni Albers visitaron Barcelona y San Sebasti√°n. Marcel Breuer pas√≥ un per√≠odo sab√°tico de m√°s de cuatro meses entre Madrid, Andaluc√≠a y Barcelona (1931-1932), mientras Lucia Moholy consider√≥ establecerse en la ciudad condal durante la misma √©poca. A su vez, muchos de los estudiantes de la Bauhaus tuvieron prolongadas estancias en Espa√Īa, como es el conocido caso de Ernst Neufert, Paul Linder y K√ľrt L√∂wengard, que llegaron incluso a colaborar con Josep Puig i Cadafalch (1921-1922) o los menos analizados de Werner Drewes, Margarete Schall y Erika Zschimmer. A√Īos despu√©s, algunos de sus ex-alumnos llegar√≠an a Espa√Īa como combatientes republicanos durante la Guerra Civil, como Georg Adams-Telscher y Ernst Scholz.
 
Es notable el n√ļmero de Bauh√§usler que se sintieron atra√≠dos por Espa√Īa y que entraron en contacto con su tradici√≥n y su vanguardia, por cuestiones tan distintas como la artesan√≠a, el paisaje, los monumentos, los grandes maestros de la pintura, la red de comercio exterior con Am√©rica Latina, e incluso las posibilidades de desarrollo brindadas durante la Segunda Rep√ļblica. Algunos arquitectos espa√Īoles, como Enrique Col√°s y Luis Lacasa, tuvieron ocasi√≥n de visitar la Bauhaus (1922), as√≠ como tambi√©n de colaborar con sus m√°ximos representantes, como es el caso de Joan Baptista Subirana, que trabaj√≥ en Berl√≠n con Gropius (1930-1931). La participaci√≥n de Espa√Īa en la Exposici√≥n Internacional de Par√≠s en 1937 fue decisiva para afianzar el contacto que se hab√≠a iniciado ya entre Jos√© Luis Sert, Breuer y Gropius durante el CIRPAC de Barcelona (1932). Marcaba un punto y final en el devenir de la historia de las vanguardias para iniciar otro ya fuera de los territorios europeos.
 
Congresos, exposiciones, a la vez que nuevos proyectos educativos y culturales se abr√≠an paso como reflejo vivo de una tradici√≥n que buscaba la complicidad de entornos que le fueran afines. Desde la Espa√Īa franquista, su herencia inmaterial se brindaba como la mejor fuga para que artistas y arquitectos vislumbraran horizontes que les permitieran volver a empezar. El relevo en 1953 de Sert a Gropius como Chairman de arquitectura de la Graduate School of Design de Harvard, o la conocida carta de Oriol Bohigas a Mies en 1956 proponiendo la reconstrucci√≥n del Pabell√≥n alem√°n, hacen visible la continuidad de las ense√Īanzas de la Bauhaus dentro y fuera de Espa√Īa al tiempo que abren nuevas v√≠as para su revaluaci√≥n.
 
Con motivo del centenario de la Bauhaus, es la arquitectura que acoge esta doble direccionalidad de su legado en Espa√Īa la que se pretende debatir en el II Congreso Internacional de la Asociaci√≥n de historiadores de la Arquitectura y el Urbanismo.