TETRAKTYS

Fundación Luis Seoane. A Coruña
Actividad entorno a la exposición de Sandra Cinto “Silencio”.

Comisario
David Barro

Co-producción
Matadero de Madrid + Fundación Luis Seoane.



Coordinación
Fermín Blanco
Luís Fernández

Monitores
David Antuña
Patricia Amil

Autores
Martín Barros, Lucas Cabrejo, Noa González, Antón López, Beltrán Louzao, Daniel Mora, Antía Porta, José Valle, Mateo Amarelle, Brais Broullón, Jorge Dafonte, Saúl Faba, Pedro González, Pedro Montecelo, Marta Trabazo, Carla Vázquez y Carmen Vázquez.

Fotografía
Estudio Fermín Blanco
Fundación Luis Seoane



Sandra Cinto en artsy.net [aquí]




Memoria & Fotografías
Sandra Cinto. En silencio.
En Silencio es una instalación site-specific obra de la artista brasileña Sandra Cinto en la que recrea un gabinete de trabajo, un lugar del que el creador está ausente pero en el que se evoca la dureza y vacuidad del acto creativo mediante la presencia de una mesa frente a la que la artista sitúa un violonchelo sobre una pila de libros, dominados ambos elementos por una montaña de papel, restos de partituras inacabadas que nos remiten al sufrimiento del esfuerzo repetitivo del artista al que se invoca como una especie de Sísifo involuntario que no consigue superar su sacrificio auto impuesto.

Al igual que en el resto de las obras de Cinto, el dibujo actúa como hilo conductor de la propuesta, enlazando las líneas delicadas que recorren la madera que da forma al contrabajo con los pentagramas dibujados sobre las partituras que se van acumulando sobre el suelo de la sala, y con otros de enormes proporciones que cubren las paredes. La neutralidad cromática de la propuesta, así como el carácter estático que impregna la representación de la noción de creación, despiertan en el espectador sensaciones de extrañeza y provocan al mismo tiempo en éste una pérdida de referencias espacio-temporales, lo que acentúa el carácter onírico e irreal del conjunto.

Tetraktys.
El silencio de los planetas, ese misterio que ya desde la antigüedad clásica, ocupó a los pensadores, es la base de este proyecto colaborativo realizado entorno a la exposición de la artista Sandra Cinto.

El pensador clásico tenía un compromiso con la investigación y la sociedad que envidiamos. En él recaía la tremenda responsabilidad de dar respuestas a los grandes enigmas que la comunidad reclama. Serán estas primeras hipótesis y teorías las que traten de acercarnos a un entendimiento global del mundo en todas sus escalas, desde la estructura de la hoja de un árbol hasta el orden cósmico. En este emocionante momento de la historia, la música, la geometría y consecuentemente la proporción tomaron especial protagonismo. La música de los cuerpos celestes, su relación con el monocordio o la geometría presidieron los escritos y pensamientos de la época.

La conocida como TETRAKTYS, era una de estas teorías. Atribuida a Pitágoras y sus seguidores el símbolo triangular de diez elementos es un modelo total que partiendo del número como herramienta y de la observación de la naturaleza como metodología pretende explicarnos el mundo que nos rodea. En el fondo una abstracción, una simplificación que gustaríamos considerar vigente en la actualidad para dar respuestas a tantos interrogantes que aún hoy siguen sin esclarecerse.

Desmontando.
Durante el primer trimestre del año dos grupos de niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, han trabajado semanalmente sobre temas relacionados con la proporción y representación gráfica a partir de la didáctica de sistema lupo. Como fin de fiesta hemos propuesto un taller/workshop con las familias para repasar lo aprendido y seguir avanzado hacia nuevos desafíos del próximo curso.

El taller se inicia con el desmontaje de la obra para su posterior traslado a una de las salas contiguas de la Fundacion Luis Seoane. Se trata fundamentalmente de recuperar el material utilizado en la obra y alargar su vida útil en forma de taller con la inestimable colaboración de la propia artista.

La obra esta formada por una forma base compuesta por 230 cajas de cartón de 70x45x50 cm. apiladas según las indicaciones de la artista y esta forma se cubre con una manta de papel donde se van pegando las bolas de papel arrugado con las partituras y dibujos de Sandra Cinto. Además la obra se completa con bolas de papel sueltas en las zonas donde no cubren las mantas.

El objetivo es recuperar todo el material y trasladarlo lo más intacto posible aunque la tentación de escalar la montaña, de rebozarse en las bolas de papel o de una pequeña guerra es demasiado fuerte.

Moviendo.
El traslado del material se realiza mediante una cadena humana desde una sala a la otra. El material se almacena y clasifica dejando a un lado las cajas llenas de bolas de papel y a otro lado las cajas que serán desplegadas, marcadas y cortadas en fases sucesivas para obtener los dos tipos de triángulos con los que se van a construir las esferas.

Cortando.
Después del proceso de desplegado de la caja se procede al marcado con plantillas de cartón pluma hechas previamente. Una vez marcadas con olores verde y rojo según el tipo de triangulo (A en rojo o B en verde) se procede al corte de los mismos en los que participan padres y madres e incluso la propia artista.

Descansando.
Con el corte de los triángulos finaliza la primera sesión del taller que se desarrolla a lo largo de dos sábados de forma consecutiva. El montaje final se realiza en el segundo sábado y para ello los niños se llevan una pequeña práctica para hacer en casa. Se trata del mapa Dymaxion creado por Buckminster Fuller como globo terráqueo con forma de icosaedro. La ventaja de este globo radica en que a diferencia de una esfera perfecta es desplegable en una superficie plana y por tanto fácilmente reproducible y fácil de montar. Sus caras son triangulares y mantienen la mayor parte de la integridad proporcional relativa del mapa del globo.

Sumando y restando.
Se plantea la construcción de dos esferas completas y dos semiesferas. Cada esfera completa esta formada por 20 paneles tipo A y 60 paneles tipo B. Las esferas son proporcionales entre si de forma que la esfera 3 tiene el triple de diámetro de la 1, la esfera 2 tiene el doble de la 1 y la esfera 0 tiene la mitad de la 1. Esta proporción se mantiene en los paneles que forman las esferas de forma que las caras de las respectivas esferas se obtienen por suma de los paneles base. De esta forma a partir de la agregación o subdivisión de los dos tipos de paneles (A Y B) se obtienen nuevos paneles con los que se pueden construir esferas más grandes o más pequeñas.

Agregando.
Para la construcción de las esferas se plantea la agregación de paneles tipo B formando conjuntos pentagonales que adquieren forma tridimensional durante el proceso de pegado del conjunto. Estas pirámides de base pentagonal se articulan mediante los paneles triangulares tipo A ya conocidos.

Montando.
Para el montaje de la semiesfera de mayor diámetro se necesitaron dos equipos trabajando y uniendo los paneles de forma simultanea por el interior y el exterior de la misma. El equipo del interior tuvo que permanecer a oscuras en el interior de la esfera para asegurar la última célula pentagonal que cierra la semiesfera en la parte superior.

Abriendo la puerta.
Una vez asegurada la parte superior se procedió a la apertura de la puerta por la que pudieron salir los integrantes del equipo interior. Después de un momento de respiro muchos decidieron volver de nuevo al interior.

Nevando.
La proximidad del taller a las fechas navideñas nos lleva a plantear un final en forma de gran nevada. Las bolas y mantas guardadas en las cajas se esparcen por toda la sala en forma de gran manto blanco interactivo. El error del artista materializado por Cinto en una bola de papel se transforma en todo un acierto. La dureza y vacuidad del acto creativo evocados por la artista se convierten en un final lúdico y festivo.

Tocando.
Por supuesto hablando de la música de las esferas no podíamos dejar de construir nuestro violonchelo. En relación con la música de las esferas y por supuesto con el monocordio del que deriva, se abraza en un acto de complicidad fraternal con el violonchelo expuesto en la obra original de Sandra Cinto.

Escuchando.
Una vez finalizado el taller, el proyecto queda expuesto en la sala de la fundación. Se facilita una hoja de sala a los visitantes para mejorar la comprensión del proyecto.
Una vez finalizado el periodo de exposición de dos semanas la sala debe volver a su estado original: vacía, en silencio, esperando y escuchando nuevos sonidos…




Fotos de la exposición