Ranelagh

A√Īo
2013
 
Producción
Fundación Luis Seoane: Silvia Longueira
 
Colaboradores
COAG (Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia)
ETSAC (Escuela T√©cnica Superior de Arquitectura de Coru√Īa)
 
Comisario
Fermín González Blanco
 
Equipo
Fermín González Blanco
LuiS Miguel Fernández López
 
Dise√Īo Gr√°fico
Elisa Gallego
 
Fotografía
Estudio Fermín Blanco
 
Participantes
Héctor Suárez Pastrana
Pilar Vilas Rial
D√°nae Vi√Īas Castrillo
Raquel Naya Gonz√°lez
Lis de la Iglesia Caruncho
Marcelo Aguirre Rodríguez
Xabier Y√°√Īez Cabanas
Rafa Barredo de Valenzuela
José Silvarredonda
Francisco Mato López
Miguel Soto
Pura Sorribas
Esteban Vigo
Susi Seara


 

Homenaje a un p√°jaro
 
Tuvimos hace a√Īos, una casa de fin de semana en Ranelagh, en la provincia de Buenos Aires, a treinta kil√≥metros de la capital federal argentina, en la que algunas veces acamp√°bamos semanas. √ćbamos siempre, verano e invierno. Atraves√°bamos un campo de golf que se encontraba all√≠ para llegar a la casa. Una ma√Īana de un s√°bado muy ventoso y de mucha lluvia, encontramos en la entrada, al llegar, un p√°jaro moribundo, un ¬ęhornero¬Ľ. Lo recogimos y calentamos con las manos mientras encend√≠amos la lumbre de la chimenea y, cuando la lumbre se fue encendiendo, pusimos el p√°jaro al calor suyo. En poco tiempo empez√≥ a reponerse. Nos miraba curioso con sus ojos redondos muy abiertos. Cuando lo encontramos los ten√≠a casi cerrados, parpadeando muy lentamente. Est√°bamos contentos de volverlo a la vida, y , cuando nos pareci√≥ que deb√≠amos ponerlo en libertad, nos acercamos para cogerlo otra vez con las manos y llevarlo al jard√≠n. Pero el p√°jaro, con miedo de nosotros, por instinto, vol√≥ de cara al fuego, y en vuelo, las llamas lo quemaron en pocos segundos. Escuchamos el ruido de las plumas que ardieron enseguida y apenas pudimos mirarlo convertidos en llama, tan aguda fue su muerte. Acampamos all√≠ s√°bado y domingo tristes, acord√°ndonos del p√°jaro. Nos sentimos culpables de su muerte, aunque no tuvi√©ramos por qu√©. Le ten√≠amos la vida salvada y quer√≠amos liberarlo. Fue por un instinto que huy√≥ de nosotros de cara a la lumbre.
 
Vendimos la casa. Antes de venderla cuando lleg√°bamos a ella, nos acord√°bamos del pobre ¬ęhornero¬Ľ. Los que ahora viven en ella no saben que all√≠ vive el fantasma de un p√°jaro. Nos lo llevamos con nosotros, como muchos otros fantasmas de muertos que fueron como nosotros, hermanos nuestros, y de los que a√ļn no se puede hablar. Esta docena de grabados son un homenaje al ¬ęhornero¬Ľ muerto en el fuego. Son como un peque√Īo monumento a su memoria. Se trata de una docena de p√°jaros inventados que tambi√©n pueden morir en un cualquier momento. A nadie, que yo sepa, se le ocurri√≥ hacer monumentos de p√°jaros. Quiz√°s alg√ļn poema. Yo, sin embargo,har√≠a monumentos de cuarzo y pizarra a las gaviotas y a los mirlos, en Galicia. Y, en Buenos Aires, al ¬ęhornero¬Ľ, el que tanto se parece a los emigrantes. Tambi√©n, ya se sabe, har√≠a monumentos, en un pa√≠s y en el otro, a nuestros fantasmas los prohibidos.
 
Luis Seoane
 


 
 

Memoria & Fotografías

El proyecto Ranelagh es una invitación a todos los alumnos y profesores, que durante el curso 2012-2013, participaron en el Club de Arquitectura de la Fundación Luis Seoane, y consistía en pasar varias jornadas conjuntas a través de un taller participativo. Fue desarrollado con material reciclado de antiguas exposiciones del museo, el cual, se usó como base a este taller práctico, en el que se realizó una edificación modular que sirvió de apoyo a diferentes exposiciones. Independientemente del aspecto final de la construcción, el proceso, basado en la colaboración intergeneracional fue el verdadero protagonista de estas sesiones.
 
El taller de montaje de una peque√Īa ¬ęarquitectura¬Ľ a tama√Īo natural tuvo lugar en el patio de la Fundaci√≥n Luis Seoane.
 
La construcci√≥n est√° basada en la historia de una casita que Luis Seoane compr√≥ en los a√Īos sesenta en las proximidades de Buenos Aires y que pag√≥ a trav√©s de una serie de cuadros. Por Ranelagh pasaron grandes protagonistas de la historia y la cultura gallega y pronto se convirti√≥ en un polo de atracci√≥n de la vanguardia cultural en el exilio.
 
El proyecto Ranelagh pretendió y logró recuperar ese espíritu de amistad y camaradería y participación a través de un evento social y cultural.